Las Aventuras de una Madre Cósmica: Armonizando el Embarazo (Parte 1)

Hoy quiero contarte cómo, durante mi embarazo, utilicé las Herramientas de Conciencia compartidas por Lilly para armonizar una situación que surgió tras la concepción de mi bebé dragón.

Hace tres años, cuando mi actual pareja y yo nos enamoramos, una niña se nos manifestó inmediatamente de muchas maneras (a través de mensajes, visiones, durante sesiones), incluso nos dijo a ambos el nombre que quería llevar. Por lo que esperábamos la llegada de una niña...

Así que puedes imaginar nuestra gran sorpresa cuando descubrimos que el pequeño ser que crecía dentro de mí era un niño. Yo, en particular, viví su concepción casi como una traición... y, por reflejo, el niño experimentó lo mismo. De hecho, en los primeros meses de embarazo sufrí un picor increíble al vientre, completamente anormal para la fase del embarazo en la que me encontraba: era su rabia y decepción por no haber sido acogido con toda la alegría y el amor que merecía. Y luego, por supuesto, vino el sentimiento de culpa: me sentí una madre horrible, ingrata y no merecedora, porque - sea niño o niña - un hijo siempre es un regalo del cielo.

Todas estas emociones me recordaron la relación - muy conflictiva - que tuve con mi madre durante los primeros meses y años de mi vida, trayendo a la superficie la sensación - que debí sentir entonces - de una falta total de amor maternal (aunque sé muy bien que ella me quería y me amaba, en la manera que podía). Realicé que estaba repitiendo con mi hijo el patrón relacional disfuncional entre mi madre y yo. 

No quería llevar en mi corazón las emociones y pensamientos despotenciadores que he descrito anteriormente durante todo el embarazo, ni quería que el patrón disfuncional entre mi madre y yo estropeara mi relación con mi hijo.

El proceso de transmutación comenzó el día en que mi pareja me hizo pensar en lo mucho que significaba para mí ese niño, independientemente de su sexo: mientras hablábamos, sentí claramente una reprogramación instantánea de mi sistema con la creencia de que ese hijo era realmente un regalo del cielo. A partir de ese momento, el alucinante picor desapareció como por arte de magia. Durante un tiempo también "llevé" mi Traje de Luz, "metiendo" a mi hijo en su Trajecito Cósmico también (para más información sobre el Traje Cósmico, haz clic aquí), con la intención específica de transmutar el sentimiento de traición, tristeza, culpa y de llenar de amor a mi bebé dragón.

Tal vez tu embarazo también traiga a la superficie recuerdos, traumas o patrones disfuncionales, así que espero que mi experiencia pueda inspirarte, sugiriéndote un camino a través del cual puedas transmutar todo con amor y en el amor.

Especialmente si estás esperando un bebé, te recomiendo que siempre le preguntes a tu alma (o testes con el péndulo u otra modalidad que conozcas) cuándo es el momento adecuado para transmutar un determinado trauma o patrón disfuncional. 

En mi próximo blog, te explicaré por qué...  

Las Aventuras de una Madre Cósmica: Armonizando el Embarazo (Parte 1) 

 

Valentina Tognetti

[i]Mentor de la Academia ti-MaLu_uu

Miembro activo del [i]Centro Umi Na uLa


Publicación más antigua Publicación más reciente

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados