Reflexiones sobre la 5G

 

La 5G es sin duda un tema de actualidad aquí en Suiza, como -supongo- en otras partes del mundo. Una gran parte de la población suiza le tiene miedo y emprende acciones legales para tratar de impedir la instalación de nuevas antenas... están brotando por todas partes, como setas. Este tema me toca muy de cerca, ya que recientemente se ha presentado una solicitud de construcción de una antena 5G cerca de mi casa.

Así que la pregunta es: ¿qué podemos hacer para protegernos de estas ondas que, según muchos expertos, son perjudiciales para nuestra salud?

Ciertamente, oponerse a la instalación de antenas es una forma, pero no siempre es una estrategia eficaz porque -como todos sabemos- hay grandes intereses económicos en juego, y a menudo una persona sola no tiene recursos económicos para luchar contra las grandes compañías telefónicas.

¿Y qué hacer? ¿Conseguir dispositivos (ya hay varios en el mercado) para contener los efectos nocivos de la 5G? Ciertamente, también es una posibilidad. Sin embargo, en esta visión de las cosas, nos ponemos en la posición -decididamente poco empoderadora- de víctima, de alguien que tiene que defenderse de algo, y este pensamiento por sí solo hace bajar nuestras vibraciones. Por otra parte, ¿qué hacemos si un día olvidamos nuestro dispositivo de protección en casa?

Hace tiempo leí una reflexión de Prageet Harris sobre un mensaje de su guía Alcázar. El mensaje era que la energía no es positiva ni negativa; la energía es simplemente energía. Es la forma en que la recibes, cómo juzgas esa energía, que la hace positiva o negativa, beneficiosa o perjudicial. Así que la invitación de Prageet no era tratar de protegernos de la 5G, así como de energías similares, sino invitar a nuestro Ser Superior, a nuestros guías, a nuestro cuerpo físico, a recibir y adaptar esas frecuencias para que sean beneficiosas para nosotros. Me dije a mí misma, wow, definitivamente un nuevo paradigma sobre la 5G. Y además de eso, un paradigma que nos da poder, en lugar de quitárnoslo.

Así que volví a pensar en el mágico [i]Traje T.t.A. y sus diversos beneficios (para más información, haz clic aquí: https://bit.ly/3bNQBXA). Entre otras cosas, el Traje Cósmico alinea todos nuestros sistemas energéticos y de conciencia (los conocidos, como los chakras, el merkaba, los meridianos, etc., pero también los que aún no se conocen), con la consecuencia de que nuestro cuerpo energético se fortalece.

Uno de los beneficios es que estaremos menos influenciados por energías externas no deseadas, ya sean emociones o pensamientos de las personas que nos rodean o las ondas emitidas por las antenas 5G o cualquier otro dispositivo. Por supuesto, cuanto más conscientemente activemos nuestro Traje, más fuerte será y más permanente se volverá, como una segunda piel, por así decirlo. ¡Y esto lo podemos hacer en todo momento, estemos donde estemos! ¡Así que recordemos llevar nuestro Traje de Luz todos los días!

No olvidemos el poder que tenemos de instruir a nuestro Innato: en el iLenguaje aKhu•na (Lenguaje de la Conciencia), nuestro querido i_Noa. Pidámosle -como sugirió Prageet- que transmute esa frecuencia y la haga beneficiosa... Entonces, ¿por qué no activar nuestro Traje de Luz dando también esta instrucción específica al cuerpo?     

¡¡¡Cómo me gusta mi Traje Cósmico!!!

Reflexiones sobre la 5G

Valentina Tognetti

[i]Mentor de la Academia ti-MaLu_uu

Miembro activo del [i]Centro Umi Na uLa


Publicación más antigua Publicación más reciente

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados